INICIO / MIÉRCOLES 23 DE ABRIL DE 2014
Títulos CCS
Suplemento del Festival de Teatro 2014 23/04/14  •  Caracas: una ciudad ganada por la paz  •  Héctor Rodríguez: tenemos la Patria que soñó el pueblo de 1810 gracias a la Revolución  •  El viernes despliegan Plan Patria Segura  •  Gobierno aumentó la inversión aeroportuaria  •  Indulto a Simonovis violaría la Constitución  •  Comenzó fiscalización en negocios  •  Lee la VERSIÓN IMPRESA  •  Maduro anuncia hoy claves para inversión productiva  •  Hoy arranca la Consulta Nacional por la Calidad Educativa a escala nacional  •  Detenidos cinco presuntos guarimberos en Carabobo  •  Gobierno del Distrito Capital rindió honores a Hugo Chávez  •  Más de 300 mil docentes peruanos en huelga nacional  •  AN aprueba acuerdo con motivo del Día Mundial de la Tierra  •  Alejandro Méndez candidato a la alcaldía de San Cristóbal  •  Gobierno felicitó a presidente de Argelia  •  Limpieza en Vargas  •  Niñas y niños de San Martín toman espacios para promover la paz  •  Concejo Municipal condecoró a autoridades de seguridad  •  Mercal ofertó 100 toneladas de alimentos en Caracas  •  BASURA POR MONTÓN  •  Alcaldía de Caracas reparó semáforo en la avenida Sucre  •  Intentan perturbar presidenciales en Siria  •  Putin restaura derechos de minorías en Crimea  •  Alta tasa de suicidios en Grecia por recortes  •  Confirman participación de Martinelli en corrupción  •  Lee El Especulador Precoz  •  Cocodrilos ganó a Bucaneros 75-73  •  Greivis logró 11 puntos y Toronto igualó la serie  •  Miguel Cabrera dio segundo jonrón  • 
 
La visión social de Rengifo abriga nuestro tiempo


14/05/10.- Si se tuviese que clasificar la obra de Cesar Rengifo quizás lo más acertado sería llamarle “arte desde el pueblo y para el pueblo”, pero si se tratara de definirle en sí misma, la tarea nos llevaría a un sin fin de palabras y lo más probable es que correríamos el riesgo de quedarnos a medio camino. Decir que fue pintor, dramaturgo, periodista, ensayista, pedagogo, escultor, poeta, intelectual, siempre será muy poco. Rengifo fue un gran humanista del siglo XX, un hombre comprometido con la izquierda y desde esa posición desarrolló su arte. Mantenía vínculos con las comunidades, impulsaba el trabajo cultural y creía en la liberación colectiva. Quienes lo conocieron de cerca aseguran que tenía siempre una permanente disposición y disciplina para realizar su trabajo.

BAJO LA MUERTE Y LA MISERIA

César Nereo Rengifo Cadenas nació en Caracas el 14 de mayo de 1915, en la parroquia La Candelaria, tres meses después de la muerte de su padre, Ángel María, quien ejercía el oficio de repartidor de pan. Aún muy pequeño (apenas de 6 meses), por desgracia, su madre también fallece; así queda el futuro artista, desamparado ante el mundo, conociendo prematuramente la muerte y la miseria, al lado de sus cuatro hermanos mayores: Concepción, Mercedes, Lola y Ángel Ignacio, quienes años más tarde morirían de la misma enfermedad que sufrieron sus progenitores y que él mismo sufrirá por el resto de su vida: la tubercolosis.

Adoptado por distintas familias, César sobrevive a las circunstancias adversas y la época que le toca vivir. “Lo admirable en él es que, a pesar de su infortunio, pudo realizar una obra no solo pictórica y teatral, sino humana”, dice Angela Carrillo, su esposa, una profesora de Ciencias Sociales, con quien tuvo dos hijas: Diana y Flérida.

Asimismo, la viuda rememora su gran capacidad para enseñar expresando que “siempre decía que él no era muy bueno como maestro, pero, al contrario de lo que creía de sí mismo, tenía facilidad para explicar las cosas. Enseñaba aún sin saber que lo estaba haciendo”.

Ingresó a la Escuela de Bellas Artes, donde se especializó en Dibujo, Pintura y Escultura. Años más tarde, gracias a la obtención de una beca, se especializó en Pedagogía de las Artes Plásticas en Santiago de Chile. Para ese entonces ya tenía sus preocupaciones políticas, razón que lo llevó a inscribirse en el Partido Comunista de esta ciudad, un acto que le costó la suspesión de la ayuda económica por parte del Estado venezolano. Desesperado, pidió colaboración al hijo de un amigo suyo que ejercía el cargo de agregado cultural en México, fue así como logró ir a estudiar Pintura Mural en la Academia de San Carlos durante tres años, donde compartió con Diego Rivera.

DE NUEVO EN LA CIUDAD NATAL

A su regreso a Caracas, después de la muerte del presidente Gómez, presenta en 1939 su primera exposición individual. Por esa misma época comienza su labor periodística como cofundador del diario Últimas Noticias y del semanario Aquí Está.

Según cuenta Carrillo, tuvo vocación para la pintura desde muy chico. “Cuando le preguntaban ‘¿qué regalo quieres?’, él decía, de inmediato, ‘cuadernos de dibujo y lápices de colores’”.

César no escapó a las persecusiones políticas; durante el gobierno de Eleazar López Contreras, fue confinado a Puerto Páez. Después le concedieron la libertad a cambio de que se fuera a otro país. Colombia sería su próximo destino. País que le dio refugio durante un año y donde compartió con otros venezolanos la soledad del exilio.

EL GRUPO MÁSCARAS

En 1953 César Rengifo, junto a 20 personas más, entre las que figuran el reconocido director Humberto Orsini, crea el grupo teatral Máscaras. Para entonces ya había escrito varias obras teatrales y un año más tarde gana el premio de pintura con su obra El andamio Roto. En 1954 le fue entregado el Premio Nacional de Pintura.

En sus primeros seis meses el grupo funcionó en el local de la Asociación Venezolana de periodistas, hasta que fue allanada por la policía de Pérez Jiménez. Los ensayos continuaron en el patio de un sindicato, cerca de la plaza Miranda. El 30 de enero de 1954 Máscaras debutó en el Teatro Municipal de Valencia con cuatro obras: Manuelote, Un trágico a pesar suyo, Sábado y Una petición de mano.

Por Máscaras, durante sus 10 años de existencia, pasaron unos 100 integrantes con tiempo de permanencia variabale que montaron obras venezolanas y universales con contenido social y revolucionario.


MÁS DE 40 OBRAS TEATRALES

Las obras de Rengifo, tanto dramáticas como pictóricas, han sido calificadas de pesimistas en muchas ocasiones debido a las imágenes que reflejan la tragedia de una sociedad injusta, pero para Rengifo, más allá de hacer arte por el arte, el hecho de plasmar y denunciar la realidad social era un deber irrenunciable. En este punto valdría la pena rememorar la anécdota sobre Guernica (un famoso cuadro de Pablo Picasso, pintado en 1937, donde se refleja el bombardeo de la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española). Se dice que en 1940, con París ocupada por los nazis, un oficial alemán, ante la foto de una reproducción del Guernica, le preguntó a Picasso que si era él quien había hecho eso. El pintor respondió: «No, han sido ustedes».

La producción dramática de César Rengifo abarca más de 40 obras. Su temática, a lo largo de toda esa producción, está siempre vinculada a la cambiante realidad venezolana. Realizó tres obras enmarcadas cronológicamente sobre las guerras civiles que integran lo que el autor denominó Mural de la Guerra Federal. Cada una contempla la figura de Ezequiel Zamora, aunque este personaje nunca aparece en escena. Las piezas de esta trilogía son: Un tal Ezequiel Zamora (1956), Los hombres de los cantos amargos (1956) y Lo que dejó la tempestad (1957). También escribió sobre el petróleo y el urbanismo. Sus obras completas fueron recogidas y publicadas en ocho tomos por la Universidad de Los Andes, donde por mucho tiempo ejerció como profesor.

Orsini, compañero y amigo, dice que Rengifo fundamentó su obra creadora entre el humanismo y el marxismo, y para expresarse recurrió al realismo social. “Encontramos en el teatro los mismos personajes que encontramos en sus pinturas. Esto a nivel de contenido. El dibujo de los personajes en sus pinturas se corresponde con la construcción de muchos de sus personajes de teatro”.

El 14 de mayo de 1980, después de ir con unos amigos uruguayos al teatro, César tuvo que ser ingresado de emergencia a la Clínica La Floresta con un fuerte dolor (desde la cabeza hasta el pecho). 24 horas más tarde falleció a consecuencia de una trombosis.

Un año antes de su muerte, el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación teatral (CELCIT) le otorgó el premio Ollantay, en 1979. Rusia reproduce varias de sus obras y un emotivo texto que alude a su trabajo pictórico y dramático, y como reconocimiento a su talento en dramaturgia se le concede, en 1980, el Premio Nacional de Teatro.


SIEMPRE DEL LADO DEL PUEBLO

Ángela Carillo, la mujer con quien convivió durante 38 años, pide colaboración para que muchas de sus obras sin concluir o por revisar sean dadas a conocer.

“Tengo cuadros y obras teatrales que debo organizar. Para ello necesito recursos economicos. Hace tiempo doné algunos originales a la Bibioteca Nacional (1995), pero lo que más anhelo es que la gente las conozca”.

Hay quienes dicen que quedarse también es una forma de partir, pero en el caso de César Rengifo irse fue una forma de quedarse eternamente.

Hoy, más que nunca, su pensamiento revolucionario sigue vigente. Su obra, que fusiono lo bello, lo sublime y lo solidario nunca se apartó del pueblo. Su arte trascendió tanto por su estética como por su contenido.


__________________________________

Un paradigma para el arte, la vida y el pueblo

Conocí personalmente a César Rengifo a comienzos del año 1979. Recuerdo que fuimos presentados por entrañables amigos comunes, el periodista paraguayo Joel Casal y su esposa Blanca. Reconozco que para aquella fecha sólo había leído en mi tierra natal, Argentina, dos piezas del singular dramaturgo. Quedé sorprendido de su erudición y admirado de su actitud de artista orgánico comprometido con su tiempo al servicio del arte y las mayorías nacionales. Tal impresión me produjo su personalidad que leí rápidamente unas nueve piezas, más de unas cuarenta escritas por él, que hoy tengo conocimiento.

A lo largo de las décadas que he vivido en Venezuela dirigí muchas de sus obras y en la medida que reflexionaba sobre el discurso del autor, sobre los ejes temáticos que él eligió y sobre el tratamiento profundo que hace de los mismos, comencé a preguntarme cuál era la razón de que este dramaturgo tan importante para el teatro universal y la lengua española no sea conocido en la proporción de su calidad y grandeza. Una respuesta sencilla que me doy y la ofrezco para el debate es que las élites al servicio de las minorías tratan de hacerlo invisible, con el oscurantismo del discurso hegemónico que establecen.

A treinta años de su siembra, noviembre de 1980, se hace imperioso difundir su obra a nivel nacional e internacional, pues nuestro dramaturgo y artista plástico, venezolano, latinoamericano y universal, es paradigma para el arte, la vida, los pueblos y las nuevas generaciones.

“El teatro es escuela de hombres y mujeres” y el teatro de la resistencia, invisible, rebelde, nuestro teatro, el que “enmienda las costumbres riendo”, el que nace en la madrugada para presentarse junto a los pueblos, para desafiar el estilo de vida burgués y denunciar al burócrata, necesita de sus maestros y César Rengifo, sin lugar a dudas, es uno de los mejores de su tiempo y nuestro tiempo. Por eso es necesaria la memoria y hacer viva en cada montaje suyo su impronta creadora en búsqueda de utopías necesarias.



La poesía, otro rasgo de su obra


Así como Rengifo fue fiel a su ideología y a sus principios éticos, en la misma medida fue fiel a sus principios estéticos y por lo tanto defendió el realismo, que en su particular visión fue el realismo social, el cual no tiene que ver con el realismo socialista, que fue la orientación fundamental del arte en la Unión Soviética y que se repitió en otros países socialistas de igual forma o con soluciones nacionales particulares.

No fue fácil para Rengifo defender el realismo social en el arte en Venezuela. Otro de los rasgos comunes en la obra creadora de Rengifo es la poesía. También fue poeta. Aparte de los poemas que escribió, y que fueron publicados en la antología que editó la Universidad de los Andes, y de un disco que grabó Rafael Briceño con varios de sus poemas, podemos también encontrar poesía en sus obras de teatro y en sus pinturas. Muchos de sus títulos tienen sugestivos contenidos poéticos, tales como Estrella sobre el crepúsculo, El viaje de los inocentes, Las torres y el viento, Las alegres cantáridas, Los hombres de los cantos amargos y muchos más, en su teatro. En su pintura encontramos: La flor del hijo, Un niño nació en Kabimbú, La armonía del sol, Su música interior, La muchacha de los girasoles o La enamorada de la niebla. También podemos encontrar poesía en el desarrollo temático o argumental de muchas de sus obras, como en Los canarios, Las mariposas en la oscuridad y Una espiga sembrada en Carabobo.

María Cristina Martínez / Ciudad CCS

Alberto Ravara / Director de Iiave

Humberto Orsini / Director de teatro

Foto Ender Curbelo / María Cristina Martínez


Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Ciudad CCS no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de no publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Deje su comentario

Quedan caracteres.


Multimedia
videos
Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen
Galeria
Avances
Edicion Impresa
Edicion Impresa
02:00
pm
Danza popular
Encuentro Popular La Ceiba, San Agustín del Sur, sector La Ceiba.
02:30
pm
Trono de sangre
Sala cinemateca del Museo de Bellas Artes. Los Caobos.
02:30
pm
Banda Marcial Caracas
Correo de Carmelitas, avenida Urdaneta.
02:30
pm
Todo reusable
En el Centro para el Encuentro Popular La Ceiba.
  DESCARGA LA AGENDA COMPLETA
   EL KIOSCO DE EARLE
   VOCES
   LETRAS
   COLUMNAS
Earle
Los astros y yo

Iluminado al nacer por una luz celeste en un pueblo sin luz, estaba condenado a creer en los astros, aunque no en los astrólogos que los astros desmienten. Solo dos horóscopos guiarían mi existencia: el de Comala y el de Macondo. En 1977, al ganar el Premio Municipal de Poesía, me preguntaron por qué escribía. Respondí: “por razones astrológicas, nací un 23 de abril, día de los funerales de Shakespeare y Cervantes, Día del Idioma y Día Internacional del Libro. No tenía escapatoria”.

23/04/14.-
Ver mas
Ver mas
Ver mas
Ver mas