INICIO / JUEVES 17 DE ABRIL DE 2014
Títulos CCS
 
“La música caraqueña nació en casas de cita”
rafael salazar

Rafael Salazar Musicólogo y Compositor

Rafael Salazar no podía ser de otro lugar sino de Margarita.
Su apellido y su jovialidad,
su conversación y su chinchorro, su amor por la música y
su nostalgia por el lar nativo, lo convierten en el representante clásico del gentilicio neoespartano.
A pesar de un estado gripal que lo mantuvo convaleciente por algunos días, no perdió su interés por la conversación, por la evocación de los inicios de la música en nuestra tierra y de aquellos hechos que marcaron la historia rítmica venezolana.
Ante una pregunta se remontó a la época en que Diego de Losada llegaba a Caracas con la idea de refundar la ciudad. “Con él llegó Juan el Gaitero”, dijo, significando esto que por primera vez los nativos de este territorio percibieron el sonido de un instrumento que ya inundaba los aires de Francia, con el nombre de Cabrette; los oídos de los escoceses, con el nombre de gaita; y las tertulias de los árabes, quienes fueron sus creadores y le dieron el nombre de Al Gaida.
Aquel sonido agudo quizás generó extrañeza entre los naturales. Ellos tenían sus flautas, sus maracas, sus bailes y sus tradiciones. Explica Salazar que todo ello se juntó en una simbiosis melódica, pero no tuvo repercusión hasta los años cercanos a 1600, cuando los esclavos negros inundaron con su sudor esta tierra que comenzaba a llamarse Venezuela y Santiago de León de Caracas.
La erudición de este hombre que ha dedicado su vida a desentrañar la vida de la música nacional y que lo llevó en una oportunidad a fundar, junto con otros compañeros, la agrupación Un Solo Pueblo, nos lleva a guardar silencio mien-
tras él prosigue explicando el origen de nuestra musicalidad.

Cantos a la fertilidad

Caracas, toromainas, mariches, africanos y españoles se hicieron uno frente a los ritmos. La fertilidad de la naturaleza, celebrada por los indígenas y por los africanos, originó un sonido que servía, tanto para los bailes de Areíto e Itanera, como para las celebraciones de los esclavos negros en sus ritos de fecundación de sus mujeres.
Nace el Fandango de toda aquella fusión y sus sonidos emigran hacia España, según explica Salazar. Los sectores populares, de donde provenían marinos y soldados, son los primeros en adoptarlos como propios y disfrutarlos. Poco a poco van sufriendo variaciones y dan origen a ritmos y sonidos característicos en Huelva, Málaga, Andalucía y otras ciudades españolas.
Sin embargo, las autoridades no pensaban lo mismo. Creían que esos bailes paganos incitaban a la perversión, al desenfreno y a la lujuria, y por tal motivo los prohibieron en gran parte del territorio.
Esas variantes del Fandango regresan a América y por primera vez en la historia de Caracas y Venezuela se baila en sus espacios un joropo.

Primer joropo

Por supuesto que no era el mismo joropo que ahora se conoce, según explica el musicólogo. Aquel ritmo era parecido a lo que es ahora el joropo tuyero o central. Se tocaba con clavecín, guitarra y maracas y se cree surgió de un ritmo denominado Xoropo Escobillao.
Más adelante se extendió hasta el oriente, creando el Bambuco y el joropo llanero, donde le agregaron bandola, arpa y bandurria.
A partir de allí se conocieron cuatro formas: el valseado, el escobillao, el zapateao y el toreao. En todas estas modalidades se utilizaba para la conquista amorosa.
En otras regiones del continente también influyó el fandango, dando origen a la Zamba-Cueca Peruana, la Zamba Argentina y el Huapango, entre otros.

Otros bailes caraqueños
Bolívar, el caraqueño inmortal, era aficionado al baile, según refiere Rafael Salazar, evocando a los historiadores que narraron las andanzas del Libertador. Era adicto a la danza y en alguna oportunidad ejecutó el Fandango, según aparece en los relatos de Richard Vawell, oficial inglés que acompañó al Padre de la Patria en Angostura y en la campaña de la Nueva Granada.
Pero asegura que no llegó a bailar vals, porque este ritmo llega a nuestro país en 1830. También por esa época arriba al país la Contradanza, pero esta vez de Francia, donde se ejecutaba en los grandes salones. Luego surge la Danza Criolla o Danza Caraqueña que luego da paso a la Serenata.

El merengue caraqueño
Relata Rafael Salazar que la música netamente caraqueña nace en los mabiles o casas de cita que proliferaron en la ciudad a partir del año 1930. Sobre esto cuenta una historia muy jocosa. “Esa música era alegre y permitía el contacto entre las parejas. De allí surge el vocablo ‘rucaneo’ o el verbo ‘rucanear’, sinónimo de ‘pulir la hebilla’, como mencionó muchas veces el gran Aquiles Nazoa en sus escritos”.
Pero a pesar de la aceptación popular, su entrada en los grandes salones no ocurre sino hasta cierto día en que Luis Alfonzo Larrain, quien dirigía una orquesta famosa para la época, crea una canción que llama “Métele al ancho”, basada en este ritmo. La primera vez que la interpretó en una fiesta de salón, no hubo reacción de la gente; en primer lugar, porque los hombres temían que los asociaran con las visitas a los mabiles y las damas no deseaban que las relacionaran con las mujeres que trabajaban en esos lugares.
Sin embargo, relata Salazar que una vez que comenzaron a hacer efectos los tragos de bebidas espirituosas servidas
en el salón, la orquesta nuevamente interpretó “Métele al ancho” y los bailadores dejaron los prejuicios en la mesa.
Así se iniciaría el baile popular que se conoció como el Merengue Caraqueño.

La despedida
Y así, aquel hombre que una vez dejó los estudios de ingeniería por la investigación musical, la música clásica por la popular, la Margarita de su infancia por la capital de la República, y los números por las letras, nos informó que el merengue caraqueño era la música por excelencia de esta ciudad y que continuará con la vida que decidió hace ya muchos años, la cual no es otra que continuar investigando para escribir  libros, componer canciones y dejar que la sensibilidad aflore para el deleite de los seguidores de la música venezolana.

  • Biografíamínima


> Margariteño de pura cepa,
Rafael Salazar es hijo de músicos. Alentado por su madre inicia estudios de piano en su lar natal y llega a Caracas con la intención de graduarse en ingeniería.
> Su amor a la música tradicional lo lleva a orientar su vocación hacia el estudio de los orígenes de estos sonidos y se transforma en musicólogo, campo en el que ha descollado como uno de los mejores informados en todo el territorio nacional.
> Compositor de centenares
de canciones y escritor de decenas de libros que indagan en
la sonoridad y la orientación de
las tradiciones musicales
venezolanas.
> Miembro fundador del grupo
Un Solo Pueblo.





nelson mëndez balbäs dijo:
HE LEIDO AUNQUE NO TANTO COMO QUISIERA SUS APRECIACIONES E INVESTIGACIONES SOBRE LA MUSICA POPULAR Y FOLCLORICA DEL PAIS Y QUISIERA PREGUNTARLE EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA MEDIA DIANA ASOCIADA A CRUZ QUINAL; CONOCE USTED SOBRE EL LEGADO MUSICAL DE GERARDO OYOQUE,DANIEL MAYZ Y CHICO ELOY Y EN DONDE SE PODRIA CONSEGUIR SUS TRABAJOS LA UNIVERSIDAD DE ORIENTE NO DA MUCHA INFORMACION GRACIAS DE ANTEMANO POR SU RESPUESTA
5 de Enero del 2013 a las 12:49 PM



Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Ciudad CCS no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de no publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Deje su comentario

Quedan caracteres.


Multimedia
videos
Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen
Galeria
Avances
Edicion Impresa
Edicion Impresa
01:00
pm
Iniciación a la orfebrería
Sala de talleres del Museo de Bellas Artes.
02:00
pm
Coriolanus
Sala Alternativa La Previsora. Plaza Venezuela
02:00
pm
Superando barreras
Por el canal Activa de RNV.
02:30
pm
La Duda
Cinemateca del Museo de Bellas Artes (MBA). Los Caobos.
  DESCARGA LA AGENDA COMPLETA
   EL KIOSCO DE EARLE
   VOCES
   LETRAS
   COLUMNAS
Earle
El 12 era una risa

El 12 de abril de 2002 fue de euforia y risa de las hienas. Los dueños de los medios llegaron de primeros a Miraflores. Un cura carcajeó que siempre había sido adeco y dejó el closet. Todos querían firmar el decreto que, antes de cantar el gallo, todos negarían. “Te queremos, Pedro” fue un jalón impúdico de una burguesía sin discreción ni encanto. Exizquierdistas celebraban con sus verdugos. El 13 de abril no era una sospecha porque los pueblos invisibilizados no las despiertan.

12/04/14.-
Ver mas
Ver mas
Ver mas
Ver mas