INICIO / JUEVES 17 DE ABRIL DE 2014
Títulos CCS
 
La poesía se siembra en los liceos


23/05/10.- “Aló. Buenos días, ¿hablo con Diego Ranuárez? Sí. Lo llamaba para informarle que el jurado del Concurso de poesía liceísta ha decidido por unanimidad otorgarle el primer lugar… Fue un shock total, pasé un par de días asimilándolo”, narró el joven poeta en el Salón Rojo de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, durante la entrega de los reconocimientos del “Concurso Nacional de Poesía Liceísta 2009”. Además confesó que sus padres sembraron en él el interés por la lectura y que se lanzó a escribir versos desde los 13 años de edad.

Por su parte, Jessica Bello, segundo lugar del concurso, de vez en cuando rumbea. Piensa estudiar ingeniería y seguir escribiendo. Michelle Guillén, quien se adjudicó el tercer lugar, quiere estudiar letras e idiomas modernos, tiene 15 años y escribe poesía desde que tiene 8 añitos.

Visión de un soñador idealista

Diego José Ranuárez nace el 4 de junio de 1992, en San Juan de los Morros, estado Guárico. Es alumno de 1er semestre de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg). Si no estudiara medicina cursaría letras o filosofía, afirma.

—¿Desde cuándo escribes poesía?

—Desde 4° o 5° grado, aunque eran historias bastante infantiles. Cosas más maduras, como historias de caballeros medievales y fantasía épica, a partir del 6° grado. Al empezar el liceo, comencé a escribir poesía y di mis primeros pasos, algo infructuosos en su mayoría, en la novela romántica.

—¿Qué te motivó a participar en el concurso de poesía liceísta?

—Mis padres me sugirieron participar en el taller de la Casa de Bello y una amiga que estaba en el taller me invitó. Tibisay Vargas, mi profesora del taller, me convenció de intentarlo.

—¿Qué opinas de los talleres de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello?

—Personalmente disfruté y aprendí mucho. De lo único que me arrepiento es de no haber participado antes.

—¿Piensas dedicarte a la poesía o a la narrativa?

—Nunca en mi vida dejaré de escribir, si ello me llegara a reportar algún ingreso, genial, pero sería un complemento. Deseo publicar poemarios, novelas o cuentos cortos. No tengo pensado hacer de ello mi oficio, sino hacerlo simplemente porque me gusta.

—¿Quién ha influenciado tu poesía?

—Ningún poeta en específico, al menos no conscientemente. Pero podría nombrar a los poetas romanticistas, y a los parnasianos. 20 poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda y Las flores del mal de Charles Baudelaire han influido la estética básica de mi poesía.

—¿Cómo defines tu trabajo poético?

—Es la visión pesimista y trágica de un soñador idealista de los sentimientos. De un ser que no deja de creer en el amor sincero, que es lo que más desea.

—¿Qué lees?

—Memnoch, el diablo, quinto en las crónicas vampíricas y Entrevista con el vampiro de la escritora Anne Rice y una antología de historias cortas de Edgar Allan Poe. Me gusta Miguel Otero Silva y Julio Cortázar, en narrativa, y Juan Antonio Pérez Bonalde, José Martí, Phillips Lovecraft, Edgar Allan Poe y Charles Baudelaire en poesía.

—¿Qué música escuchas?

—Desde pequeño me gusta la música clásica, Beethoven es mi absoluto favorito, al igual que Bach, Mozart y Vivaldi. Mis padres me inculcaron amor por la música romántica, las baladas y el bolero. En la adolescencia comencé a escuchar rock. Guns’n roses, es mi banda favorita. Actualmente tengo como mi preferido el metal. En todas sus variantes. Recomendaría el disco Follow The Reaper de la banda finlandesa Children of Bodom y Autummnal de la banda española Dark Moor.
Paraíso Perdido
Ya cada palacio tiene su rey,
Y aquel jardín que me sentaba a contemplar
Ya tiene quien riegue sus flores y maleza;
Su miel sigue siendo dulce,
Pero los aguijones ya no valen la pena



Laberinto
Espera pacientemente
A que las espinas
Rodeen tu corazón
El llanto
Pierde el alma
Entre espirales,
Un código
Da salida a la carne

Fría Navaja Del Silencio
Déjame apuñalar la luz,
Probar la sangre
Mía esa mórbida herida,
Furia de besos
Vacío sifón bebiendo tristeza,
Solo la nada por traje

Versátil y libre



Jéssica Bello Barreto nace en Trujillo, estado Trujillo, el 16 de noviembre de 1993. Ganó el segundo lugar del Concurso con una serie de poemas dedicados a la noche como tema. Actualmente cursa 2º año de Ciencias en la UE Pedro José Carrillo Márquez y es integrante del grupo literario “Taller Portátil” formado por jóvenes escritoras y escritores de Trujillo.

—¿Desde cuándo escribes poesía?

—Desde los10 años. En el taller “Niños Creadores: experiencia de un taller”. De ahí me he venido formando en el mundo de la poesía.

—¿Qué te motivó a participar en concurso de poesía liceísta?

—La curiosidad de saber qué aprendería. Cuando escuché las propuestas de mi primer taller literario sentí que había algo dentro de mí con ganas de saber y vivir la poesía. Pensé que era una oportunidad de participar, tener confianza en mi trabajo, ¿por qué esperar?”. Dejar el nombre de Trujillo en alto es a la vez un compromiso, un reto y una inmensa alegría.

—¿Qué opinas de los talleres de literatura de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello?

—Quienes se dedican a planificar y realizar esos talleres son personas que conocen y viven el mundo de la literatura. Ellos nos ayudan con sus planes creativos a realizar un buen trabajo poético.

—¿Piensas dedicarte a la poesía o a la narrativa?

—Pienso seguir escribiendo, porque cuando alcanzas experiencias como esta, sientes un compromiso con la poesía y no la puedes tomar como simple pasatiempo. Porque en los trabajos está marcada una sensibilidad propia y permanente.

—¿Qué quieres estudiar en la universidad?

—Ingeniería de Producción. Eso no quiere decir que no le voy a dedicar tiempo a la poesía.

—¿Quién ha influenciado tu trabajo poético?

—Definitivamente Mercedes Peña Toledo, facilitadora del circuito liceísta del estado Trujillo. Le agradezco sus enseñanzas poéticas y literarias.

—¿Cómo defines tu trabajo poético?

—Accesible, versátil, libre y decente, pues no uso palabras grotescas o insultos. Espero aprender a ser más accesible y versátil para quien le gusta leer poesía.

—¿Qué lees?

—Estoy leyendo Doña Bárbara de Rómulo Gallegos. Mi libro favorito es La buena suerte de Álex Rovira Celma y Fernando Trías de Bes.

—¿Qué música escuchas ?

—Soy versátil con respecto al gusto musical, pero me inclino por canciones que reflejen la realidad de la humanidad y que estimulen la reflexión. Recomendaría Rancho de la Cultura, un disco de Dame Pa’Matala.

Oscura, romántica y surrealista




Michelle Guillén Pérez nace el 15 de septiembre de 1994 en Valencia, estado Carabobo. Estudia cuarto año en el Liceo Bolivariano Cirilo Alberto de Valencia.

—¿Desde cuándo escribes poesía?

—Desde los siete u ocho años. Al principio escribía cuentos, luego a los once me empezó a interesar la poesía.

—¿Qué te motivó a participar en el concurso de poesía liceísta?

—Me animé al verlo en una página en internet.

—¿Qué opinas de los talleres de literatura de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello?

—Nunca he participado en los talleres impartidos por la Casa de Bello. Soy parte del taller literario La letra voladora, dirigido por la escritora Laura Antillano, ubicado en Naguanagua, Carabobo. Los que cursábamos el bachillerato y nos agradaba la idea, enviamos nuestros respectivos poemarios a concursar.

—¿Piensas dedicarte a la poesía o a la narrativa?

—Las dos me atraen.

—¿Qué quieres estudiar en la universidad?

—Me interesa la licenciatura en letras y los idiomas modernos.

—¿Quién ha influenciado tu trabajo poético?

—Soy admiradora de los llamados poetas malditos como Charles Baudelaire y Arthur Rimbaud. También de las obras de Shakespeare y los cuentos de Oscar Wilde.

Además tomo inspiración de la música que escucho, de mis vivencias y de mi entorno.

—¿Cómo defines tu trabajo poético?

—Mi poesía es oscura, con toques románticos y surrealistas.

—¿Qué lees?

—Acabo de terminar Epigramas y otras irreverencias del venezolano Juan Calzadilla y estoy por la mitad de Historia de un muerto explicada por él mismo del francés Alejandro Dumas. Venezolanos, me gustan José Antonio Ramos Sucre y Juan Calzadilla. Un latinoamericano en específico no tengo, me agradan varios escritos de Borges, Benedetti y Quiroga.

—¿Qué música escuchas?

—Mis géneros favoritos son el metal industrial, el sinfónico y el gótico, entre otros. Un disco excelente es Mutter (madre en alemán) del tercer álbum del grupo Rammstein.
Sin Título
Tu cuello es una copa, una frágil
[de cristal,
Fuente que calma mi sed y muy fácil
[de quebrar.
Sé que lo mismo piensas del mío
Simple puente de despido a
[la mortalidad.
Los días que noto tus alas
bronceadas, profanado tu gris.
Aún queda más plasma.
Intenta diluir.
Lavaré tus uñas, verás que
cegado, yo cubriré  tu iris.

Granito
Tomo el martillo y juego con la pared.
Metal…El temblor hay que ver.
Hice un dibujito con piedra picada.
Guijarros me quieren encaminar.
[Entra polvo por minoría de edad.
Suena mi amigo, el Eco Minero.
Dice palabras malas. Presiona
[su boca contra mi oreja.  Me queda: Una bella sordera.

Yanira Albornoz Ríos/Ciudad CCS


Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Ciudad CCS no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de no publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Deje su comentario

Quedan caracteres.


Multimedia
videos
Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen
Galeria
Avances
Edicion Impresa
Edicion Impresa
08:00
am
Alegría primaveral
Complejo Cultural La Rinconada. Coche.
09:00
am
Contando por la paz y la vida
Biblioteca Prieto Figueroa. Parroquia San Pedro.
10:00
am
Congreso de Estudiantes Palestinos
Parque Central, torre Anauco, nivel oficina 1.
10:00
am
Las guayabas de Leonidas
Biblioteca Pública Ruperto Lugo. Catia.
  DESCARGA LA AGENDA COMPLETA
   EL KIOSCO DE EARLE
   VOCES
   LETRAS
   COLUMNAS
Earle
El 12 era una risa

El 12 de abril de 2002 fue de euforia y risa de las hienas. Los dueños de los medios llegaron de primeros a Miraflores. Un cura carcajeó que siempre había sido adeco y dejó el closet. Todos querían firmar el decreto que, antes de cantar el gallo, todos negarían. “Te queremos, Pedro” fue un jalón impúdico de una burguesía sin discreción ni encanto. Exizquierdistas celebraban con sus verdugos. El 13 de abril no era una sospecha porque los pueblos invisibilizados no las despiertan.

12/04/14.-
Ver mas
Ver mas
Ver mas
Ver mas