INICIO / JUEVES 17 DE ABRIL DE 2014
Títulos CCS
 
Piden colocar busto de Pancho Prin en Cúa
21/01/12.-Aunque la Casa de la Cultura del municipio Rafael Urdaneta de Cúa lleva el nombre de Pancho Prin, aún las autoridades no han colocado el busto de este cultor; una promesa incumplida por el anterior alcalde, Jorge Castro, y también por el actual, Edicson Sarmiento.

Por lo antes señalado, el Frente de Folkloristas del Tuy y el Gremio Cultural Mirandino exigen a las autoridades municipales de Cúa que honren la palabra empeñada.

Asimismo, se solicita al ministro de Cultura, Pedro Calzadilla, para que interceda en el asunto.

SOBRE PANCHO PRIN

Francisco de Paula Prin Villegas, mejor conocido en el medio artístico como Pancho Prin, es considerado como una de las grandes figuras del joropo tuyero. Nació el 2 de abril de 1930, en la hacienda Mume, de la población de Cúa, y creció en la hacienda Aragüita, propiedad de sus padres Don Faustino Prin y Doña María Villegas. Su inclinación por el canto comienza desde la infancia, al lado de su hermano Antonio; juntos amenizaban las fiestas de los caseríos mirandinos. Luego, se traslada a Sabana de la Cruz, en Ocumare del Tuy, donde vivía su abuelo materno, Filomeno Echezuría, reconocido arpista de la época, quien llegó a acompañar a cantadores de gran talla, como Esteban Romero “El Jilguero de Ocumare” y Juan Onofre Machillanda, entre otros.

Pancho Prin comenzó a cantar con su abuelo Filomeno. En sus inicios recibió también el apoyo de Juan Onofre Machillanda, su amigo, y luego suegro, ya que su hija Dolores traería al mundo a un niño llamado Pedro Alcántara, el hijo mayor de los 32 que dejó este cantante mirandino.

Su primera grabación data de 1948, un disco de 78 revoluciones, acompañado por el maestro Pablo Hidalgo. La producción incluía los temas El avión y El autobús, que se convirtieron en éxitos. Ya constituido en máxima figura del canto mirandino, Prin se hizo acompañar de grandes maestros del arpa, como Pablo Hidalgo, Ricardo Latorre, Gabriel Cirilo Ruiz, Juancito Martínez, Dionisio Bolívar y su inseparable amigo de toda la vida, Valerio “El Joven” Calzadilla.

Pancho Prin trascendió las fronteras y visitó 25 países, entre ellos España, Arabia Saudita, México, Estados Unidos, Colombia. Su última salida fue a Japón.

Con una treintena de discos con Velvet, Pancho Prin se retiró de los escenarios por cuestiones de salud. Falleció de un infarto el 11 de febrero de 2003.

En 2004, fue declarado Patrimonio Cultural del estado Miranda, según resolución del Consejo Legislativo del estado Miranda, como reconocimiento al gran legado por él dejado en el ámbito de la música tradicional venezolana. Compiló un total de 59 producciones discográficas como herencia musical del joropo central venezolano.

Escucha el tema La garrapata, de Pancho Prin.

[audio:wp-content/uploads/02-LA-GARRAPATA.mp3|titles=02 LA GARRAPATA]

FRANCISCO “PANCHITO” PRIN
CULTOR DE JOROPO MIRANDINO

 


Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Ciudad CCS no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de no publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Deje su comentario

Quedan caracteres.


Multimedia
videos
Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen Imagen
Galeria
Avances
Edicion Impresa
Edicion Impresa
08:00
am
Alegría primaveral
Complejo Cultural La Rinconada. Coche.
09:00
am
Contando por la paz y la vida
Biblioteca Prieto Figueroa. Parroquia San Pedro.
10:00
am
Congreso de Estudiantes Palestinos
Parque Central, torre Anauco, nivel oficina 1.
10:00
am
Las guayabas de Leonidas
Biblioteca Pública Ruperto Lugo. Catia.
  DESCARGA LA AGENDA COMPLETA
   EL KIOSCO DE EARLE
   VOCES
   LETRAS
   COLUMNAS
Earle
El 12 era una risa

El 12 de abril de 2002 fue de euforia y risa de las hienas. Los dueños de los medios llegaron de primeros a Miraflores. Un cura carcajeó que siempre había sido adeco y dejó el closet. Todos querían firmar el decreto que, antes de cantar el gallo, todos negarían. “Te queremos, Pedro” fue un jalón impúdico de una burguesía sin discreción ni encanto. Exizquierdistas celebraban con sus verdugos. El 13 de abril no era una sospecha porque los pueblos invisibilizados no las despiertan.

12/04/14.-
Ver mas
Ver mas
Ver mas
Ver mas